Ir al contenido principal

MONÓLOGO: LAS ROMERÍAS



LAS ROMERÍAS

Durante los meses de abril, mayo y junio toda la geografía española se cubre de innumerables fiestas rurales más conocidas como romerías.

Teóricamente, el fin de una romería, es celebrar y mostrar la devoción de un pueblo hacia su correspondiente santo, santa, cristo o virgen. Digo teóricamente porque prácticamente se convierte en la excusa perfecta para que los que están fuera vuelvan al pueblo, y pegarnos todos un día rural a base de barbacoa y regado por las típicas bebidas que alegran esos días.

Estas romerías tienen también una función sentimental, concretamente la de ayudar a los mozos/mozas del pueblo a buscar pareja, dada la afluencia de gente en esos días en el pueblo y los estragos que provoca los exceso del alcohol.

Bien es cierto que a veces, en las televisiones locales, se pasan un poquito anunciando la gran afluencia de gente que va a las romerías, con titulares como: Durante este fin de semana de romerías Villazarcillo duplica su población. ¡Hombre! Si Villazarcillo tiene 200 habitantes pues han ido 200 personas más, tampoco es para tirar cohetes, lo jodido es duplicar la población de Madrid pero en un pueblo lo tienen más sencillo, aunque como alguien diga eso de: ¡A que no hay huevos a duplicar la población de Madrid en San Isidro! Lo mismo se anima la cosa, que con eso de "A que no hay huevos" no se juega.

La rutina de una romería suele ser la siguiente: El día de antes quedas con los amigos para comprar las viandas que cocinaras y las bebidas, a poder ser vino y cerveza, que tomarás. El día de la romería hay que madrugar, para coger buen sitio, pero antes hay que pasar por la churrería del pueblo para coger los churros y el chocolate del desayuno de rigor. Lo que ocurre es que a todo el pueblo, y parte de fuera, le ha dado por ir a por churros a la misma hora, lo que hace que el madrugón para coger buen sitio no sirva de nada.

Después de coger los churros y el chocolate te lo vas comiendo de camino al lugar donde se celebra la romería, normalmente no se va por carretera, si no por caminos, con sus correspondientes baches, lo que significa que llegarás de chocolate hasta las orejas, que si lo unes al polvo del camino, se forma una masa más resistente que el cemento.

Al llegar debes escoger el sitio donde pasarás el día, eso lejos de parecer difícil es muy sencillo, no te queda más remedio que quedarte con el sitio que te hayan dejado. Una vez aparcas comienzas a colocar una pequeña carpa improvisada con lo que tenías en casa, que te ayude a pasar el día sin que el sol te abrase. Una vez terminas es hora del aperitivo y ahí empiezan a salir las ricas viandas del pueblo y los fantásticos vinos, en circunstancias normales con eso ya comías, pero como estás de romería, no te vas sin probar los chorizos asados que hace el carnicero del pueblo, porque después de ese aperitivo comenzamos la barbacoa, y detrás del chorizo va la morcilla, van la panceta, el lomo, etc, etc, etc... todo ello acompañado con su cerveza o vino y su ración de pan de pueblo.

Cuando terminas son como las 5 de la tarde y llega la hora del café y los dulces, que como en nuestros pueblos dulces no hay....otras cuantas calorías a sumar. Una vez terminamos con el café, alguien saca las pipas, y comienzan las sobremesa marcándose un Sálvame en toda regla criticando a todo el pueblo, aunque no los conozcas.

Durante esta instructiva conversación alguien dirá: Bueno, ¡habrá que cenar!... que claro, como llevamos pasando hambre todo el día... entiéndase la ironía, pues hacemos otra barbacoa de esas que son una oda al colesterol. Una vez terminada la cena toca recoger y volver a casa. En ese momento entrarás en la ducha a quitarte las doscientas toneladas de mierda que llevas encima, y cuando salgas de ella tendrás la sensación de haber corrido una maratón, no podrás moverte del sofá, y terminarás diciendo aquello de: ¡qué bien se vive en los pueblos!... pero yo me voy a la capital. Cómo siempre el ser humano y su creciente incongruencia existencial.

Os presentamos  nuestros libros para entender la vida con humor, "Ironías de la vida" http://www.puntorojolibros.com/todas/Ironias-de-la-vida.htm y "Un Tropiezo Existencial" http://www.puntorojolibros.com/Un-tropiezo-existencial.htm .

Entradas populares de este blog

MONÓLOGO: LOS GRUPOS DE WHATSAPP

LOS GRUPOS DE WHATSAPP
Todos los que tenemos WhatsApp estamos hasta las narices de una de sus cosas.... Los dichosos grupos de WhatsApp,  esos que se crean por la mayor tontería y se quedan de forma permanente en tu WhatsApp.  Que hacen que tengas cincuenta mil mensajes, a cual más innecesario, y que tienen constantemente a tu teléfono sonando como una ambulancia, sea la hora que sea.  Y cuando los silencias, resulta que cuando miras te encuentras aproximadamente unos quinientos mensajes sin leer, que no leerás,  solo harás como que los has leído con el fin de que no te aparezca ese simbolito de WhatsApp en la pantalla inicial, que tan nerviosa te pone, de "tienes mensajes pendientes".
Vamos a ver, entre los dos millones de redes sociales que tenemos y los tropecientos grupos de WhatsApp... ¿De verdad tenemos tanto que decir o ya es vicio? Es increíble ver como tu primo Manolo es capaz de publicar en Facebook,  Twitter e Instagram a la vez que mantiene veinte conversaciones en…

MONÓLOGO: LA MODA DEL SELFIE

LA MODA DEL SELFIE
Se ha puesto muy de moda hacerse uno una fotografía así mismo en cualquier circunstancia que se precie, moda con la que me siento muy identificada porque de esa manera no tienes que molestar a nadie, ni para que se ponga contigo en la foto, ni para que te haga la foto, es la autosuficiencia fotográfica. Consiste básicamente en utilizar el móvil o la cámara fotográfica para auto-fotografiarte y enseñar al mundo lo que en ese momento estás haciendo, puedes hacerlo tú solo o en grupo, enfrente de un espejo o usando el móvil o la cámara para intentar cuadrar la foto sin mirar, eso ya va en el gusto y la pericia del consumidor, pero lo más importante del “selfie” es que se vea que es una auto-foto, es decir, que no la hizo un tercero que no aparezca en dicha fotografía.
Algo indispensable que ha sido factor necesario para que esta moda del “selfie” se haya podido crear, es que nos encontramos en la era digital, porque como todos sabemos para hacer un “selfie” de esos que q…

MONÓLOGO: LAS FERIAS Y FIESTAS DE LOS PUEBLOS

LAS FERIAS Y FIESTAS DE LOS PUEBLOS
Muy mal se le tiene que dar a un español para que durante los meses de Julio, Agosto y Septiembre, no acabe, aunque sea por casualidad, en las ferias y fiestas de verano de un pueblo…Bueno, yo más bien diría que en esas fechas quien no tenga unas fiestas de pueblo a las que ir puede considerarse un marginado social, porque como en los pueblos son así, no te preocupes si no tienes pueblo al que ir de fiestas, basta que conozcas a alguien que tenga un pueblo con fiestas, es decir, todos los pueblos de España, que gracias a su hospitalidad, la invitación está asegurada. Y es que en esas fechas no hay pueblo que se precie que no duplique o triplique su población, gracias al sonido de la feria y sus “caballitos”, a las reuniones de las peñas, a las “vaquillas” y encierros, los encuentros con familiares y amigos, y porque no decirlo, las fiestas prolongadas hasta el desayuno del día siguiente, bebidas alcohólicas hasta para desayunar, y cinco días de fiest…