Ir al contenido principal

MONOLÓGO: EL SÚPER


EL SÚPER

Seguro que a todos en alguna ocasión nos han recalcado la paciencia que tenemos para salir adelante en una determinada situación. Bueno, pues por mucha paciencia que tuviéramos, ni punto de comparación con la que tiene que tener "el súper" de Gran Hermano, que lo mismo aguanta a Belén Esteban en pleno ataque de histeria, a Aida Niza adorando su vida, o cualquier anónimo llorando a lágrima tendida o en pleno ataque de euforia, y encima tiene guardia las veinticuatro horas ¡¡¡Ese hombre se tiene el cielo ganado!!!.

Yo me lo imagino por los entresijos de la casa de Gran Hermano, junto con los cámaras, avisándole a las tantas de la noche porque al concursante de turno le apetece tener una de esas conversaciones tan trascendentales que se tienen en el confesionario de Gran Hermano. Y él, el pobre, sentado detrás de la pantalla con un micrófono y la cabeza apoyada en la palma de la mano, para soportar mejor el momento, intentando dar respuesta a esas preguntas de difícil comprensión y transcendental importancia que se le plantean, del tipo: ¿Súper pero por qué me mola mogollón este pavo?, y él, en su infinita paciencia y comprensión, le responde frases rebuscadas de la comprensión popular del tipo: son las cosas de la vida, y el concursante siempre, siempre, siempre le reprochara: joder, ¿por qué me tiene que pasar esto a mí?, para seguidamente irse tan contento, y engañado, con su respuesta.

O si no, ese papel tan importante que juega cuando a alguno de los concursantes le entra ese arrebato existencial, después de que alguno de los otros concursantes le ha hecho una putada tan grande como no darle los buenos días, de: Súper, me quiero ir de la casa. Y él, aunque tenga unas ganas inconmensurables de mandarle a tomar por....., ahí justamente, en un alarde de infinita comprensión, se pasa horas y horas en el confesionario con el concursante en cuestión para, aunque sea en contra de su voluntad y su paciencia, convencerle de que quedarse en la casa de Gran Hermano es lo mejor que puede pasarle en su vida.

No pretendo con esto criticar el concurso, creo que aparte del show televisivo que da, que ya depende del gusto de cada cual sea o no de su agrado, es un doble experimento sociológico. El primer experimento, es obvio, la convivencia de unas personas, cada una de su padre y de su madre, en un ambiente aislado del exterior. El segundo, es demostrar que el resto de la población somos unos cotillas empedernidos que nos gusta meter las narices, todo lo que podemos, en la vida de los demás, aunque luego, nunca, bajo ningún concepto, lo reconozcamos. Por eso a nadie que le preguntes reconocerá que ve Gran Hermano, y por eso, precisamente, Gran Hermano, tiene esos datos de audiencia, en fin,  ironías de la vida.

Después de todo esto solo puedo decir una cosa, ¡¡¡que me presenten al súper!!! Un hombre que sabe escuchar con esa comprensión y paciencia, por favor, es el sueño de todas. ¡¡Que le saquen a la luz un día!!!, es digno de admiración, lo que habrá escuchado ese hombre ¡¡no tiene precio!!!, y lo digo en sentido literal, no está pagado, un servicio de veinticuatro horas aguantando, escuchando, comprendiendo y aconsejando cuanta reflexión existencial se le pase por la cabeza a las mentes brillantes que pasan por la casa en el peor de sus momentos.  Así que por favor, creo que después de tener conocimiento de un hombre que escucha y comprende todo lo que se le pone por el medio, os suplicamos, y aquí hablo por muchas de nosotras, que nos le presenten, queremos un "súper" en nuestra vida.

Os presentamos  nuestros libros para entender la vida con humor, "Ironías de la vida" http://www.puntorojolibros.com/todas/Ironias-de-la-vida.htm y "Un Tropiezo Existencial" http://www.puntorojolibros.com/Un-tropiezo-existencial.htm

Entradas populares de este blog

MONÓLOGO: LOS GRUPOS DE WHATSAPP

LOS GRUPOS DE WHATSAPP
Todos los que tenemos WhatsApp estamos hasta las narices de una de sus cosas.... Los dichosos grupos de WhatsApp,  esos que se crean por la mayor tontería y se quedan de forma permanente en tu WhatsApp.  Que hacen que tengas cincuenta mil mensajes, a cual más innecesario, y que tienen constantemente a tu teléfono sonando como una ambulancia, sea la hora que sea.  Y cuando los silencias, resulta que cuando miras te encuentras aproximadamente unos quinientos mensajes sin leer, que no leerás,  solo harás como que los has leído con el fin de que no te aparezca ese simbolito de WhatsApp en la pantalla inicial, que tan nerviosa te pone, de "tienes mensajes pendientes".
Vamos a ver, entre los dos millones de redes sociales que tenemos y los tropecientos grupos de WhatsApp... ¿De verdad tenemos tanto que decir o ya es vicio? Es increíble ver como tu primo Manolo es capaz de publicar en Facebook,  Twitter e Instagram a la vez que mantiene veinte conversaciones en…

MONÓLOGO: LA MODA DEL SELFIE

LA MODA DEL SELFIE
Se ha puesto muy de moda hacerse uno una fotografía así mismo en cualquier circunstancia que se precie, moda con la que me siento muy identificada porque de esa manera no tienes que molestar a nadie, ni para que se ponga contigo en la foto, ni para que te haga la foto, es la autosuficiencia fotográfica. Consiste básicamente en utilizar el móvil o la cámara fotográfica para auto-fotografiarte y enseñar al mundo lo que en ese momento estás haciendo, puedes hacerlo tú solo o en grupo, enfrente de un espejo o usando el móvil o la cámara para intentar cuadrar la foto sin mirar, eso ya va en el gusto y la pericia del consumidor, pero lo más importante del “selfie” es que se vea que es una auto-foto, es decir, que no la hizo un tercero que no aparezca en dicha fotografía.
Algo indispensable que ha sido factor necesario para que esta moda del “selfie” se haya podido crear, es que nos encontramos en la era digital, porque como todos sabemos para hacer un “selfie” de esos que q…

MONÓLOGO: LAS FERIAS Y FIESTAS DE LOS PUEBLOS

LAS FERIAS Y FIESTAS DE LOS PUEBLOS
Muy mal se le tiene que dar a un español para que durante los meses de Julio, Agosto y Septiembre, no acabe, aunque sea por casualidad, en las ferias y fiestas de verano de un pueblo…Bueno, yo más bien diría que en esas fechas quien no tenga unas fiestas de pueblo a las que ir puede considerarse un marginado social, porque como en los pueblos son así, no te preocupes si no tienes pueblo al que ir de fiestas, basta que conozcas a alguien que tenga un pueblo con fiestas, es decir, todos los pueblos de España, que gracias a su hospitalidad, la invitación está asegurada. Y es que en esas fechas no hay pueblo que se precie que no duplique o triplique su población, gracias al sonido de la feria y sus “caballitos”, a las reuniones de las peñas, a las “vaquillas” y encierros, los encuentros con familiares y amigos, y porque no decirlo, las fiestas prolongadas hasta el desayuno del día siguiente, bebidas alcohólicas hasta para desayunar, y cinco días de fiest…