Ir al contenido principal

MONÓLOGO: EL BLACK FRIDAY


EL BLACK FRIDAY


Con lo que nos gusta en España una fiesta y unas rebajas nos íbamos a perder el Black Friday. Que es una fiesta estadounidense, pues la importamos y aquí no ha pasado nada. Que en Estados Unidos dura un día y antes hay que celebrar la tradicional cena en familia de Acción de Gracias, nosotros pasamos de la cena en familia, que bastante tenemos en Navidad, y hacemos que el día de ofertas dure una semana entera que así le sacamos más provecho.

Que nos dejen unos años los estadounidenses que les copiamos todas sus fiestas,  empezamos con Halloween, que es más divertido de celebrar que el tradicional día de todos los santos español, ahora seguimos con el Black Friday con la excusa de ahorrarnos unos euros en las compras navideñas, y seguro que con tal de cogernos un puente en Julio el año que viene celebramos el cuatro de julio.

El Black Friday consiste en un día, o una semana, de grandes descuentos,  que no rebajas, porque no sería legal.... Aunque en el fondo, bueno y en la superficie también, sea lo mismo. Uno de esos días que a las tías nos vuelve locas para ir de compras y comprar todo aquello que no nos hace falta.  Es el día perfecto para agarrar a una amiga y explorar el o los centros comerciales, tienda por tienda, como si no hubiera un mañana, y comprar todos aquellos "caprichitos" que si no tuvieran la excusa del 20% de descuento no nos compraríamos, “caprichitos”, que como su propio nombre indica, significa que es algo que no nos hace ninguna falta pero que nos lo compramos porque nos da la gana.

Reconozcámoslo, en España si algo no tiene descuento o está rebajado no lo compramos. Y si alguien nos dice que ha comprado algo sin descuento, le ponemos de tonto hasta la pared de enfrente y le decimos que le han engañado, no sin antes reírnos de él.
Tal es nuestra obsesión por los descuentos y rebajas que os invito a recordar esos siete de Enero antes de esta famosa crisis ¡como se ponían las entradas de Los Corte Inglés! hasta arriba, y cuando abrían las puertas parecía que soltaban un toro en los encierros de San Fermín,  ríos de gente llenando todos los pasillos, tocando todo,  señoras tirándose de los pelos por un vestido y colas interminables para pagar.... Y es que un español por un descuento.... ¡¡¡Ma- ta!!!.

Siempre que llega alguna época de descuentos y rebajas... Y el Black Friday no iba a ser menos, salen miles de expertos en no sé qué dando consejos de cómo comprar. Que si hay que comprar ofertas, que si hay que asegurarse que hacen un descuento sobre el precio inicial, que si tiene que tener las mismas garantías, que si yo que sé. Desde aquí les digo a todos esos expertos que pueden ahorrarse los consejos, que por otra parte, ya sabemos que no sirven para nada hasta que no es demasiado tarde y lo hemos experimentado nosotros mismos, porque en el momento que nos vemos rodeados de ofertas y descuentos, se nos desconectan las neuronas y comenzamos las compras impulsivas. Menos mal que luego nos consolaremos con esa frase tan repetida de: con lo que nos hemos ahorrado compensa....No compensa, que carajo,  es más lo que gastamos que lo que ahorramos,  pero de alguna forma nos tenemos que consolar al ver el extracto de la tarjeta de crédito.

 

Para terminar, evitar volverse locos con tanto descuento y oferta manipulado por el marketing, el gran encantador de serpientes de nuestra época, y mientras no compréis por encima de vuestras posibilidades, disfrutad del Black Friday y sus descuentos, que de alguna manera hay que reactivar la tan estancada demanda económica española tras la crisis... Aunque sea importando fiestas americanas.

Os presentamos  nuestros libros para entender la vida con humor, "Ironías de la vida" http://www.puntorojolibros.com/todas/Ironias-de-la-vida.htm y "Un Tropiezo Existencial" http://www.puntorojolibros.com/Un-tropiezo-existencial.htm

Entradas populares de este blog

MONÓLOGO: LOS GRUPOS DE WHATSAPP

LOS GRUPOS DE WHATSAPP
Todos los que tenemos WhatsApp estamos hasta las narices de una de sus cosas.... Los dichosos grupos de WhatsApp,  esos que se crean por la mayor tontería y se quedan de forma permanente en tu WhatsApp.  Que hacen que tengas cincuenta mil mensajes, a cual más innecesario, y que tienen constantemente a tu teléfono sonando como una ambulancia, sea la hora que sea.  Y cuando los silencias, resulta que cuando miras te encuentras aproximadamente unos quinientos mensajes sin leer, que no leerás,  solo harás como que los has leído con el fin de que no te aparezca ese simbolito de WhatsApp en la pantalla inicial, que tan nerviosa te pone, de "tienes mensajes pendientes".
Vamos a ver, entre los dos millones de redes sociales que tenemos y los tropecientos grupos de WhatsApp... ¿De verdad tenemos tanto que decir o ya es vicio? Es increíble ver como tu primo Manolo es capaz de publicar en Facebook,  Twitter e Instagram a la vez que mantiene veinte conversaciones en…

MONÓLOGO: LA MODA DEL SELFIE

LA MODA DEL SELFIE
Se ha puesto muy de moda hacerse uno una fotografía así mismo en cualquier circunstancia que se precie, moda con la que me siento muy identificada porque de esa manera no tienes que molestar a nadie, ni para que se ponga contigo en la foto, ni para que te haga la foto, es la autosuficiencia fotográfica. Consiste básicamente en utilizar el móvil o la cámara fotográfica para auto-fotografiarte y enseñar al mundo lo que en ese momento estás haciendo, puedes hacerlo tú solo o en grupo, enfrente de un espejo o usando el móvil o la cámara para intentar cuadrar la foto sin mirar, eso ya va en el gusto y la pericia del consumidor, pero lo más importante del “selfie” es que se vea que es una auto-foto, es decir, que no la hizo un tercero que no aparezca en dicha fotografía.
Algo indispensable que ha sido factor necesario para que esta moda del “selfie” se haya podido crear, es que nos encontramos en la era digital, porque como todos sabemos para hacer un “selfie” de esos que q…

MONÓLOGO: LAS FERIAS Y FIESTAS DE LOS PUEBLOS

LAS FERIAS Y FIESTAS DE LOS PUEBLOS
Muy mal se le tiene que dar a un español para que durante los meses de Julio, Agosto y Septiembre, no acabe, aunque sea por casualidad, en las ferias y fiestas de verano de un pueblo…Bueno, yo más bien diría que en esas fechas quien no tenga unas fiestas de pueblo a las que ir puede considerarse un marginado social, porque como en los pueblos son así, no te preocupes si no tienes pueblo al que ir de fiestas, basta que conozcas a alguien que tenga un pueblo con fiestas, es decir, todos los pueblos de España, que gracias a su hospitalidad, la invitación está asegurada. Y es que en esas fechas no hay pueblo que se precie que no duplique o triplique su población, gracias al sonido de la feria y sus “caballitos”, a las reuniones de las peñas, a las “vaquillas” y encierros, los encuentros con familiares y amigos, y porque no decirlo, las fiestas prolongadas hasta el desayuno del día siguiente, bebidas alcohólicas hasta para desayunar, y cinco días de fiest…