Ir al contenido principal

MONÓLOGO: EL BUFFET LIBRE


EL BUFFET LIBRE.

Si tuviéramos que hacer una descripción gráfica de la expresión: “Ansia viva”, sería un grupo de personas, una mañana temprano, porque en el desayuno da más ansia, frente a un buffet libre, babeando como si no hubiera un mañana. Y es que el ser humano frente a un buffet libre, pierde todo el miedo a engordar….bueno, y todas las horas de gimnasio invertidas durante el año. Coges un plato, y empiezas a echar en el plato un poquito de aquí, otro poquito de allá, hasta que llenas el plato y tienes que ir a por otro para llenarlo… también. Es como el “Ikea” del estómago.

A todo esto hay que ponerle un contexto, normalmente, los buffet libres nos los encontramos en nuestras vacaciones y cuando los vemos pensamos: Después de todo un año de trabajo, me lo merezco….Aunque necesites otro año entero de trabajo para quitarte de encima  los kilos que te has llevado de recuerdo de las vacaciones.

Pero tantos excesos estomacales tienen sus consecuencias, nosotros las dividimos en dos, primarias y secundarías. Las primarias son consecuencias a corto plazo, durante las mismas vacaciones y estas a su vez pueden ser de dos tipos, de efecto kiwi o de efecto primperan. Las de efecto primperan son más inmediatas, normalmente a los dos o tres días, verás a alguien con una cara totalmente desencajada, después de pasarse toda la noche expulsando comida de su cuerpo por todos los orificios posibles, moviendo una manzanilla para desayunar. Allí donde había platos llenos de comida, ahora hay una manzanilla. Cuando veáis esta estampa tened claro que la comida se ha rebelado contra esa persona dentro de su cuerpo.

El efecto kiwi tarda unos días más en salir a la luz, suele aparecer en los últimos días de vacaciones o  ya a la vuelta, y viene siendo algo así como que tu cuerpo ha decido retener dentro de él y contra tu voluntad, toda la comida que ha ingerido, pero no para aprovecharla mejor, si no para darnos por culo y nunca mejor dicho. Normalmente te darás cuenta que alguien la padece cuando le veas atracando en el buffet de frutas la bandeja de los kiwis, como si su vida dependiera de ello…y en parte es así. La ingesta indiscriminada de comida ha decido quedarse a vivir contigo y la única forma que encontramos de echarla de nuestro cuerpo es a golpe de kiwi.

Luego están las consecuencias secundarias, es decir, consecuencias a largo plazo, y que se concretan principalmente, en los centímetros que te faltan para abrocharte el botón del pantalón, y en los kilos de más que refleja la báscula, a pesar de nuestra negativa a admitirlo, pero es que lo de comer y no engordar no lo han inventado… Por cierto, al que lo haga que le den el premio nobel. Este síndrome es cruel, primero porque después de nuestras idílicas vacaciones nos devuelve a nuestra realidad más física, y segundo, porque tiene la mala costumbre de aliarse con el síndrome post vacacional para terminar de jodernos la vuelta a casa. Después de esto, corremos a apuntarnos al gimnasio, y ya aviso que esta es la única vez que vas a correr, porque el gimnasio se hizo para apuntarse y no ir. Y te pondrás a dieta, la misma dieta que el primer viernes que tengas después de incorporarte a tu rutina diaria te saltarás, como premio por aguantar una dura semana de vuelta a la realidad.

Después de todo esto no sé ni cómo nos atrevemos a irnos de vacaciones, pero es que unos días de descontrol, en esto y en todo en la vida, nos sientan tan bien, rompemos la rutina, nos olvidamos del mundo, no nos importa nada, disfrutamos sin compromisos, nos deshacemos de las preocupaciones, y como no, gastronómicamente también nos tomamos esas vacaciones, y ya llegarán las consecuencias…Pero todo a su debido tiempo, lo primero es disfrutar y que te quiten lo “bailao”.

 

Os presentamos  nuestros libros para entender la vida con humor, "Ironías de la vida" http://www.puntorojolibros.com/todas/Ironias-de-la-vida.htm y "Un Tropiezo Existencial" http://www.puntorojolibros.com/Un-tropiezo-existencial.htm

Entradas populares de este blog

MONÓLOGO: LOS GRUPOS DE WHATSAPP

LOS GRUPOS DE WHATSAPP
Todos los que tenemos WhatsApp estamos hasta las narices de una de sus cosas.... Los dichosos grupos de WhatsApp,  esos que se crean por la mayor tontería y se quedan de forma permanente en tu WhatsApp.  Que hacen que tengas cincuenta mil mensajes, a cual más innecesario, y que tienen constantemente a tu teléfono sonando como una ambulancia, sea la hora que sea.  Y cuando los silencias, resulta que cuando miras te encuentras aproximadamente unos quinientos mensajes sin leer, que no leerás,  solo harás como que los has leído con el fin de que no te aparezca ese simbolito de WhatsApp en la pantalla inicial, que tan nerviosa te pone, de "tienes mensajes pendientes".
Vamos a ver, entre los dos millones de redes sociales que tenemos y los tropecientos grupos de WhatsApp... ¿De verdad tenemos tanto que decir o ya es vicio? Es increíble ver como tu primo Manolo es capaz de publicar en Facebook,  Twitter e Instagram a la vez que mantiene veinte conversaciones en…

MONÓLOGO: LA MODA DEL SELFIE

LA MODA DEL SELFIE
Se ha puesto muy de moda hacerse uno una fotografía así mismo en cualquier circunstancia que se precie, moda con la que me siento muy identificada porque de esa manera no tienes que molestar a nadie, ni para que se ponga contigo en la foto, ni para que te haga la foto, es la autosuficiencia fotográfica. Consiste básicamente en utilizar el móvil o la cámara fotográfica para auto-fotografiarte y enseñar al mundo lo que en ese momento estás haciendo, puedes hacerlo tú solo o en grupo, enfrente de un espejo o usando el móvil o la cámara para intentar cuadrar la foto sin mirar, eso ya va en el gusto y la pericia del consumidor, pero lo más importante del “selfie” es que se vea que es una auto-foto, es decir, que no la hizo un tercero que no aparezca en dicha fotografía.
Algo indispensable que ha sido factor necesario para que esta moda del “selfie” se haya podido crear, es que nos encontramos en la era digital, porque como todos sabemos para hacer un “selfie” de esos que q…

MONÓLOGO: LAS FERIAS Y FIESTAS DE LOS PUEBLOS

LAS FERIAS Y FIESTAS DE LOS PUEBLOS
Muy mal se le tiene que dar a un español para que durante los meses de Julio, Agosto y Septiembre, no acabe, aunque sea por casualidad, en las ferias y fiestas de verano de un pueblo…Bueno, yo más bien diría que en esas fechas quien no tenga unas fiestas de pueblo a las que ir puede considerarse un marginado social, porque como en los pueblos son así, no te preocupes si no tienes pueblo al que ir de fiestas, basta que conozcas a alguien que tenga un pueblo con fiestas, es decir, todos los pueblos de España, que gracias a su hospitalidad, la invitación está asegurada. Y es que en esas fechas no hay pueblo que se precie que no duplique o triplique su población, gracias al sonido de la feria y sus “caballitos”, a las reuniones de las peñas, a las “vaquillas” y encierros, los encuentros con familiares y amigos, y porque no decirlo, las fiestas prolongadas hasta el desayuno del día siguiente, bebidas alcohólicas hasta para desayunar, y cinco días de fiest…