Ir al contenido principal

MONÓLOGO: LOS GRUPOS DE WHATSAPP


LOS GRUPOS DE WHATSAPP

Todos los que tenemos WhatsApp estamos hasta las narices de una de sus cosas.... Los dichosos grupos de WhatsApp,  esos que se crean por la mayor tontería y se quedan de forma permanente en tu WhatsApp.  Que hacen que tengas cincuenta mil mensajes, a cual más innecesario, y que tienen constantemente a tu teléfono sonando como una ambulancia, sea la hora que sea.  Y cuando los silencias, resulta que cuando miras te encuentras aproximadamente unos quinientos mensajes sin leer, que no leerás,  solo harás como que los has leído con el fin de que no te aparezca ese simbolito de WhatsApp en la pantalla inicial, que tan nerviosa te pone, de "tienes mensajes pendientes".

Vamos a ver, entre los dos millones de redes sociales que tenemos y los tropecientos grupos de WhatsApp... ¿De verdad tenemos tanto que decir o ya es vicio? Es increíble ver como tu primo Manolo es capaz de publicar en Facebook,  Twitter e Instagram a la vez que mantiene veinte conversaciones en los grupos de WhatsApp que tenéis en común, con nombres tan originales como: primos,  cena primos,  viaje primos,  familia,  amigos y primos,  etc. Si el primo Manolo tiene esa capacidad de comunicación no sé que hace de administrativo cuando podía ser presentador de Sálvame.

Otra de las cosas que caracterizan a estos grupos son las conversaciones tan trascendentales que en ellos se mantienen, que van desde el famoso: “¡Venga chavales que es viernes!” Hasta el:” joder chicas que pintas lleva hoy la de contabilidad”. Vamos, que menos de cualquier asunto que pueda enriquecer el intelecto se habla de todo, y cuanto más intrascendente mejor.

En ocasiones,  sobre todo cuando veo el icono de WhatsApp y descubro que tengo ochocientos mensajes sin leer de doce grupos distintos, admiro a esa gente que ha decidido vivir al margen de todas estas formas de comunicación moderna,  porque comunicarse está muy bien, pero todo en su justa medida,  una sobre comunicación no deja de ser un cansino de toda la vida.

En los grupos de WhatsApp solo hay dos tipos de gente,  los aprendices de cansino y los que hacen como que leen a esos aprendices de cansinos, unos que hablan sin parar y otros que los ignoran sin cesar, los que nunca dicen nada interesante y los que solo hacen que leen esas conversaciones para que no les aparezca el icono de WhatsApp con mensajes pendientes. Vamos,  unos que escriben y otros que no leen, fiel reflejo de nuestra sociedad.

Pero estos grupos de WhatsApp, como todo, tienen una vida útil,  al principio cuando se crean tienen unos niveles de actividad desorbitados y así dura un tiempo,  porque al principio los cansinos pueden parecer graciosos. Luego, esos que en principio eran graciosos, se convierten en cansinos, y en ese momento se pasa de escribir todos los miembros en el grupo a escribir solo los cansinos. Así está un tiempo más,  que depende de lo rápido que pillen los cansinos las indirectas,  y cuando estos se dan cuenta que nadie les responden dejan de escribir y el grupo empieza a quedarse perdido en la memoria de tu teléfono móvil.  La próxima noticia que tendrás del grupo será cuando sus miembros empiecen a abandonarle, porque en el momento que el primer valiente abandona el grupo,  se abre la veda, y el resto de los miembros del grupo empieza a salir de él  como si de una estampida de elefantes se tratara.

Todos tenemos,  hemos tenido y tendremos grupos de WhatsApp que silenciaremos porque hace tiempo que nos importan un carajo, y que de vez en cuando entraremos para decir un oportuno: “je je je” o un ”venga chicos que es viernes”, mientras podamos silenciarlos la tragedia no es tan grave. Solo espero que en próximas actualizaciones de WhatsApp,  los señores de WhatsApp,  que son muy graciosos, y ya introdujeron el doble “check” azul para que quien nos escribe sepa que lo hemos leído y no nos da la gana contestar, no les dé por quitar la opción de silenciar los grupos, porque entonces más de uno se vuelve un ermitaño tecnológico con tal de no tener que lidiar con los grupos de WhatsApp.

P.D.: Si te gusta la lectura, los monólogos y el humor puedes leernos también en Ironías de la vida http://www.puntorojolibros.com/todas/Ironias-de-la-vida.htm y en Un tropiezo existencial http://www.puntorojolibros.com/Un-tropiezo-existencial.htm .

Entradas populares de este blog

MONÓLOGO: LA MODA DEL SELFIE

LA MODA DEL SELFIE
Se ha puesto muy de moda hacerse uno una fotografía así mismo en cualquier circunstancia que se precie, moda con la que me siento muy identificada porque de esa manera no tienes que molestar a nadie, ni para que se ponga contigo en la foto, ni para que te haga la foto, es la autosuficiencia fotográfica. Consiste básicamente en utilizar el móvil o la cámara fotográfica para auto-fotografiarte y enseñar al mundo lo que en ese momento estás haciendo, puedes hacerlo tú solo o en grupo, enfrente de un espejo o usando el móvil o la cámara para intentar cuadrar la foto sin mirar, eso ya va en el gusto y la pericia del consumidor, pero lo más importante del “selfie” es que se vea que es una auto-foto, es decir, que no la hizo un tercero que no aparezca en dicha fotografía.
Algo indispensable que ha sido factor necesario para que esta moda del “selfie” se haya podido crear, es que nos encontramos en la era digital, porque como todos sabemos para hacer un “selfie” de esos que q…

MONÓLOGO: LAS FERIAS Y FIESTAS DE LOS PUEBLOS

LAS FERIAS Y FIESTAS DE LOS PUEBLOS
Muy mal se le tiene que dar a un español para que durante los meses de Julio, Agosto y Septiembre, no acabe, aunque sea por casualidad, en las ferias y fiestas de verano de un pueblo…Bueno, yo más bien diría que en esas fechas quien no tenga unas fiestas de pueblo a las que ir puede considerarse un marginado social, porque como en los pueblos son así, no te preocupes si no tienes pueblo al que ir de fiestas, basta que conozcas a alguien que tenga un pueblo con fiestas, es decir, todos los pueblos de España, que gracias a su hospitalidad, la invitación está asegurada. Y es que en esas fechas no hay pueblo que se precie que no duplique o triplique su población, gracias al sonido de la feria y sus “caballitos”, a las reuniones de las peñas, a las “vaquillas” y encierros, los encuentros con familiares y amigos, y porque no decirlo, las fiestas prolongadas hasta el desayuno del día siguiente, bebidas alcohólicas hasta para desayunar, y cinco días de fiest…