Ir al contenido principal

MONÓLOGO: UNA CLASE DE CARDIO BOX


UNA CLASE DE CARDIO BOX

¿Alguna vez habéis entrado a una clase de Cardio Box?, de esas que te pasas la clase dando puñetazos y patadas al aire al compás de la música, siendo plenamente consciente que cuando repartieron coordinación tú no debías estás cerca. Bueno, pues os recomiendo que lo hagáis, porque aún si no quemáis suficientes calorías, aún si no hacéis todo el ejercicio que querías hacer y aún si no habéis aprendido nada de Cardio Box, la clase os dejará un recuerdo que no olvidareis en toda la vida: vuestra imagen en el espejo, dando vueltas sobre vosotros mismos, soltando patadas y puñetazos indiscriminadamente a diestro y siniestro con la misma gracia que un gato mareado cazando moscas. Vamos, una imagen que cuando la recordéis os hará reíros de vosotros mismos en los momentos más insospechados.

 
Eso sí, para pasártelo así de bien, aún siendo consciente de que estás haciendo el ridículo nivel experto,  es imprescindible que a esa clase vayas con una amiga, principalmente con la amiga que te animó a hacer este deporte. Porque al veros las dos en dicha situación, después de ese pensamiento inicial de: "Estoy haciendo el ridículo" y las risas de después, os quedará un bonito recuerdo para toda la vida, con el cuál reíros durante mucho tiempo. Atención,  nota mental,  es muy importante que vuestra amiga tenga la misma coordinación que vosotras, así es más divertido.


Tú te metes en esa clase pensando que tiene que ser estupenda para eliminar el estrés, pero descubres que lo único que has eliminado ha sido tu dignidad, justamente cuando el profesor te dice que con un par de matamoscas en la mano estarías más graciosa,  todo esto mientras se pone él y sus primeras experiencias con el Cardio Box como ejemplo, que hay que ser diplomáticos. Y es que hacer boxeo sin un saco delante al cual golpear solo le queda bien a Mike Tyson o Muhammad Ali, si no eres uno de estos dos o cualquier otro boxeador profesional, date por jodida, porque dar golpes sin tener delante el objeto golpeado es como cuando ves a alguien hablar solo,  siempre piensas que está loco.


En el fondo salí de esa clase pensando que lo que te ayuda a eliminar el estrés no son esos golpes sin dirección lanzados al aire sin ningún sentido. Esa clase te quita el estrés porque te ríes de ti misma, y de esa imagen que estás proyectando en el espejo, lo que no está escrito, y como lo normal es que todo el mundo en esa clase tenga boxeando el mismo estilo de gato mareado que tú, salvo alguna excepción que pasa desapercibida, porque la norma es el ridículo generalizado, pues no pasa nada porque tengas un poco de falta de coordinación. Si a esto le sumamos aquella regla que dice que hacer el ridículo en compañía no da vergüenza, en ese momento nos lanzamos a ese ridículo colectivo de patadas y puñetazos al aire, al mismo tiempo que en ocasiones nos cuesta sujetar esa risa que delata nuestra vergüenza propia y ajena. Supongo que en esto estaría pensando quien dijo aquello de “Mens sana in corpore sano”.

P.D.: Si te gusta la lectura, los monólogos y el humor puedes leernos también en Ironías de la vida http://www.puntorojolibros.com/todas/Ironias-de-la-vida.htm y en Un tropiezo existencial http://www.puntorojolibros.com/Un-tropiezo-existencial.htm .

Entradas populares de este blog

MONÓLOGO: LOS GRUPOS DE WHATSAPP

LOS GRUPOS DE WHATSAPP
Todos los que tenemos WhatsApp estamos hasta las narices de una de sus cosas.... Los dichosos grupos de WhatsApp,  esos que se crean por la mayor tontería y se quedan de forma permanente en tu WhatsApp.  Que hacen que tengas cincuenta mil mensajes, a cual más innecesario, y que tienen constantemente a tu teléfono sonando como una ambulancia, sea la hora que sea.  Y cuando los silencias, resulta que cuando miras te encuentras aproximadamente unos quinientos mensajes sin leer, que no leerás,  solo harás como que los has leído con el fin de que no te aparezca ese simbolito de WhatsApp en la pantalla inicial, que tan nerviosa te pone, de "tienes mensajes pendientes".
Vamos a ver, entre los dos millones de redes sociales que tenemos y los tropecientos grupos de WhatsApp... ¿De verdad tenemos tanto que decir o ya es vicio? Es increíble ver como tu primo Manolo es capaz de publicar en Facebook,  Twitter e Instagram a la vez que mantiene veinte conversaciones en…

MONÓLOGO: LA MODA DEL SELFIE

LA MODA DEL SELFIE
Se ha puesto muy de moda hacerse uno una fotografía así mismo en cualquier circunstancia que se precie, moda con la que me siento muy identificada porque de esa manera no tienes que molestar a nadie, ni para que se ponga contigo en la foto, ni para que te haga la foto, es la autosuficiencia fotográfica. Consiste básicamente en utilizar el móvil o la cámara fotográfica para auto-fotografiarte y enseñar al mundo lo que en ese momento estás haciendo, puedes hacerlo tú solo o en grupo, enfrente de un espejo o usando el móvil o la cámara para intentar cuadrar la foto sin mirar, eso ya va en el gusto y la pericia del consumidor, pero lo más importante del “selfie” es que se vea que es una auto-foto, es decir, que no la hizo un tercero que no aparezca en dicha fotografía.
Algo indispensable que ha sido factor necesario para que esta moda del “selfie” se haya podido crear, es que nos encontramos en la era digital, porque como todos sabemos para hacer un “selfie” de esos que q…

MONÓLOGO: LAS FERIAS Y FIESTAS DE LOS PUEBLOS

LAS FERIAS Y FIESTAS DE LOS PUEBLOS
Muy mal se le tiene que dar a un español para que durante los meses de Julio, Agosto y Septiembre, no acabe, aunque sea por casualidad, en las ferias y fiestas de verano de un pueblo…Bueno, yo más bien diría que en esas fechas quien no tenga unas fiestas de pueblo a las que ir puede considerarse un marginado social, porque como en los pueblos son así, no te preocupes si no tienes pueblo al que ir de fiestas, basta que conozcas a alguien que tenga un pueblo con fiestas, es decir, todos los pueblos de España, que gracias a su hospitalidad, la invitación está asegurada. Y es que en esas fechas no hay pueblo que se precie que no duplique o triplique su población, gracias al sonido de la feria y sus “caballitos”, a las reuniones de las peñas, a las “vaquillas” y encierros, los encuentros con familiares y amigos, y porque no decirlo, las fiestas prolongadas hasta el desayuno del día siguiente, bebidas alcohólicas hasta para desayunar, y cinco días de fiest…