Ir al contenido principal

MONÓLOGO: SEPTIEMBRE


SEPTIEMBRE

Si hay un mes que un gran porcentaje de la población tiende a odiar es sin duda Septiembre, digamos que es como el telediario, nada más verlo te alegra el día….Por los cojones. Se acaban las vacaciones, empiezas a percibir la llegada del otoño con su correspondiente melancolía, si te has quedado de “Rodríguez” se termina la jornada intensiva, la civilización vuelve a la ciudad y con ella los atascos, y la rutina vuelve a instalarse. Y ante eso que hacemos…En vez de cambiarlo, que sería una solución, odiamos al pobre Septiembre.

Digamos que la llegada de Septiembre, es como la llegada de un lunes…Pero a lo bestia, es decir, desde varios días antes estamos pensando que llega, que se acaba lo bueno y nos entra la conocida y padecida, depresión post-vacacional…¡¡¡Aunque no te hayas ido de vacaciones!!!, Septiembre provoca ese efecto. Tú, que te has pasado el verano disfrutando de la tranquilidad y de la ausencia de tráfico, sales una mañana y de repente aparece el monstruo del tan temido atasco, que te hace recorrer una distancia que en circunstancias normales tardarías veinte minutos, en una hora. Los días empiezan a ser más cortos, y ese preludio del invierno anunciado, te hace disparar la nostalgia mientras te cagas en todo bicho viviente que te recuerde que ya queda poco del verano, porque tú sigues ahí, luchado para que no se vaya, aunque no haya forma de parar al tiempo, miras al cielo buscando un poco del sol del verano y está haciendo poco a poco la maleta.

Otra cosa que caracteriza a Septiembre, son los buenos propósitos, esos que llegan al intentar superar ese síndrome post – vacacional veraniego. Para mucha gente Septiembre es el momento de empezar nuevo año y se hacen unos propósitos que no cumplirán, menos mal que en cuatro meses llega Año Nuevo, para darles una segunda oportunidad a esos propósitos. Empezamos con ese propósito tan famoso, voy a ir al gimnasio, lo que no dices es que solo irás el primer día…Pero bueno, el propósito lo tienes, sobre todo al ver la panza que has echado en Verano, porque los veranos engordan…y mucho, entre las barbacoas, cervezas, chiringuitos, etc….Lo que es la comida sana se ha ido muy lejos de vacaciones y no precisamente contigo. Otro propósito frecuente es aprender inglés, pero cuando nos damos cuenta que tenemos el mismo nivel de inglés que el resto de la población española, inglés nivel medio…Que medio lo hablas, medio lo lees y medio lo escribes, piensas que para qué, que para que vas a destacar sobre la media si solo te va a servir para ligar con los “guiris” en  Benidorm. A veces, también nos proponemos hacer un curso, y es como lo del gimnasio, vamos el primer día, el segundo quizás y ya como que se nos pasa….Hasta Año Nuevo, que nos ponemos otra vez a tope para darle otra oportunidad a nuestros buenos propósitos, que en Año Nuevo es más divertido, porque siempre hay quien hace rituales con velas, papeles con deseos y cincuenta mil historias para que esos buenos propósitos se cumplan, sin darse cuenta que falta lo más importante, la fuerza de voluntad, que la vela azul solo vale para iluminar, no te da superpoderes para llevar a cabo eso, que aunque quieras, tanta pereza te da realizar.

 Septiembre trae consigo la ironía de reírse en nuestra cara de la ilusión que nos habíamos hecho de que todo el año fuera como el verano, nos viene a recordar que el mundo sigue andando y que si no nos subimos a él nos va a llevar por delante, que el verano solo es un espejismo en medio del desierto de la rutina, que el buen tiempo no dura eternamente y llegará el invierno para recordárnoslo, que tenemos que volver a utilizar el café como cuidados paliativos para soportar esa vuelta a la realidad, que después de la cuesta de enero, la que más pesa, anímicamente, es la de septiembre, que el temido monstruo del atasco ha vuelto a aparecer para retrasarnos en nuestro recorrido diario y que por más que lloremos, pataleemos, nos resistamos e intentemos hacer cuanto malabar se nos ocurra para evitar la llegada de Septiembre, él se reirá de todo eso y nos ofrecerá dos remedios ancestrales para soportarlo….Ajo y agua, A joderse y a aguantarse…Por lo menos hasta que llegue el próximo verano, y para hacer de esta mezcla un gran reconstituyente, ponerle un poquito de café y a coger septiembre por los huevos antes que nos coja él a nosotros.

P.D.: Si te gusta la lectura, los monólogos y el humor puedes leernos también en Ironías de la vida http://www.puntorojolibros.com/todas/Ironias-de-la-vida.htm y en Un tropiezo existencial http://www.puntorojolibros.com/Un-tropiezo-existencial.htm .

Entradas populares de este blog

MONÓLOGO: LOS GRUPOS DE WHATSAPP

LOS GRUPOS DE WHATSAPP
Todos los que tenemos WhatsApp estamos hasta las narices de una de sus cosas.... Los dichosos grupos de WhatsApp,  esos que se crean por la mayor tontería y se quedan de forma permanente en tu WhatsApp.  Que hacen que tengas cincuenta mil mensajes, a cual más innecesario, y que tienen constantemente a tu teléfono sonando como una ambulancia, sea la hora que sea.  Y cuando los silencias, resulta que cuando miras te encuentras aproximadamente unos quinientos mensajes sin leer, que no leerás,  solo harás como que los has leído con el fin de que no te aparezca ese simbolito de WhatsApp en la pantalla inicial, que tan nerviosa te pone, de "tienes mensajes pendientes".
Vamos a ver, entre los dos millones de redes sociales que tenemos y los tropecientos grupos de WhatsApp... ¿De verdad tenemos tanto que decir o ya es vicio? Es increíble ver como tu primo Manolo es capaz de publicar en Facebook,  Twitter e Instagram a la vez que mantiene veinte conversaciones en…

MONÓLOGO: LA MODA DEL SELFIE

LA MODA DEL SELFIE
Se ha puesto muy de moda hacerse uno una fotografía así mismo en cualquier circunstancia que se precie, moda con la que me siento muy identificada porque de esa manera no tienes que molestar a nadie, ni para que se ponga contigo en la foto, ni para que te haga la foto, es la autosuficiencia fotográfica. Consiste básicamente en utilizar el móvil o la cámara fotográfica para auto-fotografiarte y enseñar al mundo lo que en ese momento estás haciendo, puedes hacerlo tú solo o en grupo, enfrente de un espejo o usando el móvil o la cámara para intentar cuadrar la foto sin mirar, eso ya va en el gusto y la pericia del consumidor, pero lo más importante del “selfie” es que se vea que es una auto-foto, es decir, que no la hizo un tercero que no aparezca en dicha fotografía.
Algo indispensable que ha sido factor necesario para que esta moda del “selfie” se haya podido crear, es que nos encontramos en la era digital, porque como todos sabemos para hacer un “selfie” de esos que q…

MONÓLOGO: LAS FERIAS Y FIESTAS DE LOS PUEBLOS

LAS FERIAS Y FIESTAS DE LOS PUEBLOS
Muy mal se le tiene que dar a un español para que durante los meses de Julio, Agosto y Septiembre, no acabe, aunque sea por casualidad, en las ferias y fiestas de verano de un pueblo…Bueno, yo más bien diría que en esas fechas quien no tenga unas fiestas de pueblo a las que ir puede considerarse un marginado social, porque como en los pueblos son así, no te preocupes si no tienes pueblo al que ir de fiestas, basta que conozcas a alguien que tenga un pueblo con fiestas, es decir, todos los pueblos de España, que gracias a su hospitalidad, la invitación está asegurada. Y es que en esas fechas no hay pueblo que se precie que no duplique o triplique su población, gracias al sonido de la feria y sus “caballitos”, a las reuniones de las peñas, a las “vaquillas” y encierros, los encuentros con familiares y amigos, y porque no decirlo, las fiestas prolongadas hasta el desayuno del día siguiente, bebidas alcohólicas hasta para desayunar, y cinco días de fiest…