Ir al contenido principal

MONÓLOGO: EL MERCADILLO DEL PUEBLO.


EL MERCADILLO DEL PUEBLO

Pocas cosas hay más entretenidas que un mercadillo de pueblo…Para quien no sepa que es eso, un mercadillo de pueblo no es más que un mercado ambulante que se desarrolla un día a la semana en el pueblo y en él lo mismo encuentras una coliflor para la cena, como una tela para las cortinas del dormitorio nuevo…Vamos, que es de lo más práctico. Además de todo esto, no podemos olvidar la función social que un mercadillo cumple en un pueblo, y no porque sea un lugar de encuentro semanal de los vecinos, sino más bien es el lugar donde cargar la artillería del cotilleo para una semana y donde disparar todas las crónicas de cotilleo cosechadas la semana anterior.

Primero vamos a centrarnos en el concepto de mercadillo como lugar de venta, digamos que es como un centro comercial ambulante, en ellos encuentras desde cualquier cosa que se pueda comer, hasta un felpudo para la puerta, pasando por doscientos puestos de ropa, bolsos, maquillaje y demás historias, vamos que si alguna vez has perdido la cartera…Es posible que la encuentres en uno de estos mercadillos de pueblo…¡¡¡Aaahhh!!! Y esa vecina que no soportas, va a ser lo primero que vas a encontrar. Todo lo que os podáis imaginar que hay en un centro comercial aquí lo hay también… y a mitad de precio. En temas de calidad mejor no nos centramos, lo normal es que la calidad no sea algo del otro mundo pero si algo sale, bueno, bueno, bueno, considéralo como si hubieses echado la lotería y te hubiese tocado, porque eso te toca como la lotería de Navidad…Una vez al año.

Otra cosa muy característica de estos “centros comerciales ambulantes” son las técnicas de marketing que utilizan los vendedores para diferenciar y dar a conocer sus productos. Son técnicas basadas en los siguientes puntos:

-Debe bocearse como si no hubiese un mañana…Así como si lo tuvieran que oír en todo el pueblo y en parte del pueblo de al lado.

-Los slogans publicitarios deben ser lo más vulgares que sea posible y a poder ser un poquito picarones.

-Siempre, siempre, siempre, te lo quitan de las manos.

-Las mujeres que acuden al mercadillo no son mujeres, ni señoras, ni señoritas, son “reinas”.

Si juntas todo esto en un radio de 500 metros los niveles de contaminación acústica pueden ser muy preocupantes.

A esos mercadillos no solo se va a comprar, el motivo principal por el cual acudir a ellos es “informarse” de la vida social del pueblo, porque te encuentras con unas y otras, y muy mal se te tiene que dar para ese día no volver a casa del mercadillo con dos lechugas, un pijama y par de buenos cotilleos, de esos que te dan para hablar de ellos con todas las vecinas durante al menos quince días.

Otra cosa que me llama mucho la atención de estos mercadillos es que hay señoras que las ves que van, semana tras semana, con un carro de la compra de esos de cuadros escoceses, y cuando les preguntas que a porque han ido al mercadillo, que esas cosas en los pueblos se preguntan, aunque solo sea por mero interés informativo, siempre te contestan: He venido a ver se veía algo pero no vi nada…Y así semana tras semana...Vamos a ver, o es que están reconociendo abiertamente que solo van a cotillear o es que les da vergüenza admitir que se surten del mercadillo, y lo mejor de todo esto es que la respuesta es como la de los exámenes tipo test…Las dos respuestas anteriores son correctas. Es decir, evidentemente no voy a poner en duda que vayan a cotillear, porque los ojos como platos observándolo todo y el radar auditivo puesto a punto, las delata aunque lo quieran negar. Pero muchas de estas señoras, muy dignas ellas, jamás reconocen que compran en un mercadillo, porque eso es de mal gusto y ordinarias…Lo bueno, es que luego las verás con esos mismos pantalones que tú te habías comprado en el mercadillo, pero ya se les ocurrirá alguna excusa, de lo mas ingeniosa y de lo menos creíble, para intentarte hacer creer que aunque se parezcan tanto que sean idénticos, no tienen nada que ver con los que tú te has comprado en el mercadillo.

En fin, qué duda cabe, que un mercadillo da ese toque de alegría semanal al pueblo, aunque se convierta en un foco de cotillero e hipocresía, pero siendo sinceros eso iba a pasar de todas formar, sino en un mercadillo en otro lugar, porque el mercadillo no es la raíz del problema, sino más bien una excusa para desarrollar la imaginación colectiva de los rumores de un pueblo. No creo que eso se haga a mal, en la tranquila vida de un pueblo hay mucho tiempo libre y en algo hay que gastarlo. Lo cierto es que todos y sobre todo, todas, alguna vez, más o menos a menudo, disfrutamos de una agradable mañana de mercadillo reencontrándote con gente que hace tiempo que no ves, enterándote de cosas que la mayor parte no son verdad y sintiéndote de alguna manera participe de la cálida vida vecinal de un pueblo…Eso sin olvidar lo contenta que te vas a ir por esa ganga que has encontrado… rebuscado en el primer montón de camisetas a 1 euro que has visto.

P.D.: Si te gusta la lectura puedes leernos también en: http://www.puntorojolibros.com/todas/Ironias-de-la-vida.htm

Entradas populares de este blog

MONÓLOGO: LOS GRUPOS DE WHATSAPP

LOS GRUPOS DE WHATSAPP
Todos los que tenemos WhatsApp estamos hasta las narices de una de sus cosas.... Los dichosos grupos de WhatsApp,  esos que se crean por la mayor tontería y se quedan de forma permanente en tu WhatsApp.  Que hacen que tengas cincuenta mil mensajes, a cual más innecesario, y que tienen constantemente a tu teléfono sonando como una ambulancia, sea la hora que sea.  Y cuando los silencias, resulta que cuando miras te encuentras aproximadamente unos quinientos mensajes sin leer, que no leerás,  solo harás como que los has leído con el fin de que no te aparezca ese simbolito de WhatsApp en la pantalla inicial, que tan nerviosa te pone, de "tienes mensajes pendientes".
Vamos a ver, entre los dos millones de redes sociales que tenemos y los tropecientos grupos de WhatsApp... ¿De verdad tenemos tanto que decir o ya es vicio? Es increíble ver como tu primo Manolo es capaz de publicar en Facebook,  Twitter e Instagram a la vez que mantiene veinte conversaciones en…

MONÓLOGO: LA MODA DEL SELFIE

LA MODA DEL SELFIE
Se ha puesto muy de moda hacerse uno una fotografía así mismo en cualquier circunstancia que se precie, moda con la que me siento muy identificada porque de esa manera no tienes que molestar a nadie, ni para que se ponga contigo en la foto, ni para que te haga la foto, es la autosuficiencia fotográfica. Consiste básicamente en utilizar el móvil o la cámara fotográfica para auto-fotografiarte y enseñar al mundo lo que en ese momento estás haciendo, puedes hacerlo tú solo o en grupo, enfrente de un espejo o usando el móvil o la cámara para intentar cuadrar la foto sin mirar, eso ya va en el gusto y la pericia del consumidor, pero lo más importante del “selfie” es que se vea que es una auto-foto, es decir, que no la hizo un tercero que no aparezca en dicha fotografía.
Algo indispensable que ha sido factor necesario para que esta moda del “selfie” se haya podido crear, es que nos encontramos en la era digital, porque como todos sabemos para hacer un “selfie” de esos que q…

MONÓLOGO: LAS FERIAS Y FIESTAS DE LOS PUEBLOS

LAS FERIAS Y FIESTAS DE LOS PUEBLOS
Muy mal se le tiene que dar a un español para que durante los meses de Julio, Agosto y Septiembre, no acabe, aunque sea por casualidad, en las ferias y fiestas de verano de un pueblo…Bueno, yo más bien diría que en esas fechas quien no tenga unas fiestas de pueblo a las que ir puede considerarse un marginado social, porque como en los pueblos son así, no te preocupes si no tienes pueblo al que ir de fiestas, basta que conozcas a alguien que tenga un pueblo con fiestas, es decir, todos los pueblos de España, que gracias a su hospitalidad, la invitación está asegurada. Y es que en esas fechas no hay pueblo que se precie que no duplique o triplique su población, gracias al sonido de la feria y sus “caballitos”, a las reuniones de las peñas, a las “vaquillas” y encierros, los encuentros con familiares y amigos, y porque no decirlo, las fiestas prolongadas hasta el desayuno del día siguiente, bebidas alcohólicas hasta para desayunar, y cinco días de fiest…